Dice Iñaki Gabilondo que el 15M fue un estampido en la conciencia de este país. En Gracias chicos escribe que ese movimiento social desbordado vino a “esapabilar estructuras y mentalidades”, a “afinar el oído ante problemas sociales”, y a “limpiar las cuadras de Augías que llevaban mucha mugre acumulada”. Completamente de acuerdo.  Seguir leyendo “Sobre la felicidad, ATI, la corrupción y las gotas de lluvia”