Tono Carbajo (Vigo, 1960) es un fotógrafo reputado. Algunas de sus obras están en centros de arte. El TEA tinerfeño tiene piezas suyas. En 2008 Carbajo sufrió una crisis personal y creativa, “una de tantas”. La debacle económica y sus consecuencias sobre la gente común lo fueron empujando a la calle. Primero salía sólo con su cámara. A fotografíar a los deshauciados, los yayoflautas, los indignados.

En la calle, siguiendo las manifestaciones, fotografiando lo que los medios tradicionales no querían publicar, Carbajo conoció a la gente de Fotomovimiento y se integró en el equipo. Actualmente son once. Acaban de volver de Lesbos, de cubrir la crisis de los refugiados, y ya preparan su salida a la valla de Ceuta “donde se vive un drama de unas magnitudes brutales”, explica Carbajo.

Tono_carbajo_Celia-CASTELLANO-AGUILERA
Tono Carbajo en una foto de Celia Castellano Aguilera

Tono Carbajo estuvo en Tenerife la pasada semana para participar en la tercera edición del Proyecto para adecentar la vía, organizado por el crítico Claudio Marrero en el Ateneo de La Laguna. De las seis conferencias, Carbajo dictó la última. “Tenemos que adecentar la vía pública; sí, devolverle la decencia a las calles, recuperándolas para la gente y para nuestros niños”.

Fotomovimiento surgió en la Plaza de Cataluña. Donde mismo se concentraban los yayoflautas, Ada Colau y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, las Mareas y las acampadas, comenzaron a encontrase estos fotógrafos interesados en llenar el vacío informativo de la prensa tradicional. “A mí me movió la rabia. Sentir que estaban reventando la vida de los de abajo, de los más débiles”, explicó Carbajo.

Cuatro años y medio después del movimiento de los indignados, Fotomovimiento es un medio de comunicación consolidado y la agencia gráfica oficial de todos los activistas reunidos entorno al 15-M. Carbajo contó cómo el Colectivo de Putas Indignadas sólo comenzó a dejarse fotografiar cuando las fotos las hizo Fotomovimiento. La mujer que aparece con una careta blanca en el collage pertenece a este colectivo. La fotografía fue tomada por Pedro Matas, uno de los once de Fotomovimiento.

El colectivo mantiene varias plataformas de difusión. En su cuenta de Flickr disponen de más de 770 álbumes de las distintas acciones que han cubierto, unas 15.000 fotografías que se distribuyen para uso no comercial (Creative Commons). Aquí están las imágenes del 15M, y también las del Homenaje a Durruti, la marea de pensionistas manifestándose el pasado 25 de noviembre o las del NO a la guerra, de ayer mismo. No han dejado de trabajar. “Esto no se ha acabado”, dice Tono Carbajo, para quien “la calle sigue siendo el terreno de lucha de nuestros derechos. Si nos acomodamos, no logramos nada”.

Fotomovimiento imparte cursos online de fotoactivismo, organiza exposiciones en la calle, como Walking Gallery, con la que recorrieron Barcelona y Madrid en distintas manifestaciones y que ahora exhibe el Centro Cívico Can Basté. También trabaja fuera de España. Acaban de volver de Lesbos y ya preparan las cámaras para salir a la valla de Ceuta, “un horror brutal”.

 

 

 

 

Anuncios