Francico González Tejera (Tamaraceite-antiguo municipio de San Lorenzo. Gran Canaria, 1960). Autor de Tormenta en la memoria, colección de 90 relatos sobre las miles de víctimas de la represión franquista en Canarias. El libro se presenta este viernes 20 de noviembre de 2015 a las 19,00 horas, en la Escuela de Formación del Profesorado (Magisterio) de Las Palmas de Gran Canaria.

Isla distópica lo entrevistó por correo electrónico. Sin editar.

¿Quiénes fueron asesinados en tu familia? ¿Se hablaba en casa de eso abiertamente? ¿Se habla hoy abiertamente en las familias de las víctimas?

En mi familia fue asesinado mi abuelo, el concejal del Frente Popular, Francisco González Santana, fusilado el 29 de marzo de 1937 en el campo de tiro de La Isleta (Gran Canaria), procesado en el consejo de guerra de San Lorenzo, donde también fueron asesinados el alcalde comunista, Juan Santana Vega, el secretario municipal, Antonio Ramírez Graña, el inspector jefe de la policía local, Manuel Hernández Toledo y el sindicalista e intelectual majorero, Matías López Morales. En uno de los registros buscando a mi abuelo evadido la Brigada del amanecer asesinó en su cuna a mi tío Braulio González Santana de solo 4 meses de edad, al ser arrojado de cabeza contra la pared por uno de los falangistas en presencia de mi padre, sus hermanos y mi abuela. A una tía de mi padre integrante de la Federación Obrera la raparon y la violaron seis falangistas en el camino viejo que va de Tamaraceite a San Lorenzo.

En casa se hablaba de esos crímenes con mucho miedo, recuerdo de niño a mi abuela y a mi madre hablando en muy baja voz, temían que alguien las escuchara y se repitieran los crímenes sobre sus seres queridos. Aún actualmente existe mucho miedo en las familias que sufrieron el terror del franquismo y mucha gente no quiere hablar por temor a nuevas represalias políticas y crímenes.

¿Cuándo y por qué decidiste dedicarte a investigar los crímenes?

Desde muy joven comencé con la investigación de todos los asesinatos franquistas en Canarias, tenía apenas 18 años, cuando empecé a recopilar datos, a desplazarme a los lugares del terror en cada rincón de Canarias, hablando con personas que vivieron el terror, los crímenes, la muerte de sus seres queridos. Los motivos parten de mi conciencia política, de un deber histórico, de dar voz a los sin voz, a quienes fueron asesinados por defender la legalidad constitucional, la democracia, la libertad. Este trabajo no tiene fin, fueron demasiados crímenes, dedicaré mi vida a esta labor, ya tengo terminado el segundo libro, con muchos más relatos sobre el genocidio franquista en Canarias.

El libro Tormenta en la memoria es un ejercicio de responsabilidad, de rigor, de conciencia, donde he tratado de que exista mucho amor y esperanza en cada palabra

Tormenta en la memoria reúne 90 relatos sobre desaparecidos y asesinados. ¿Cómo los construiste?

Cada relato es como un trozo de corazón, un dolor indefinible que solo conocemos las personas que tenemos familiares asesinados por el fascismo, que nos hemos criado en la tristeza, los abusos de poder, el robo de propiedades, la vigilancia, las detenciones, el silencio de unos hogares destrozados por quienes convirtieron Canarias en un laberinto sin salida para miles de personas que creían en un mundo mejor. Su construcción es una transcripción de una realidad ocultada, silenciada por el poder político, por un régimen franquista que aún sigue vivo en todos los estamentos del estado español. En su judicatura, en su ejército, en su gobierno, en su Iglesia Católica.

Su redacción parte de hechos reales, del sufrimiento de miles de familias canarias, por lo que supone un ejercicio de responsabilidad, de rigor, de conciencia, donde he tratado de que exista mucho amor y esperanza en cada palabra, para que sucesos tan terribles no se vuelvan jamás a repetir, para que los gritos del silencio desde simas, pozos, cunetas o el fondo del mar inunden de claridad el futuro de nuestra tierra.

Gonzalz abuelo fco foto juan carlos alonso
Francisco González con una foto de su abuelo asesinado, Francisco González Santana, concejal del Frente Popular

El libro se presenta como prueba en la Querella argentina contra el franquismo. ¿Qué esperan del proceso?

Tenemos muchas esperanzas en la justicia argentina, en su jueza Servini, en la justicia internacional, que está tratando a las familias de las víctimas en España con inmenso respeto y comprensión, el que no encontramos en ningún estamento del estado español heredero de los asesinos fascistas, que nos humilla, nos fusila de nuevo cada día negándonos esa reparación, una petición tan humana como recuperar unos huesos e identificarlos para darles sepultura digna. No perdemos la esperanza de que en este proceso judicial se juzgue a los asesinos franquistas que asesinaron impunemente a nuestros familiares, se les condene estén vivos o muertos, que el estado español se vea en la obligación abrir todas las fosas comunes, los abismos submarinos, los agujeros volcánicos, los pozos, el segundo país del mundo con mayor número de personas desaparecidas por motivos políticos después de Camboya. Personas asesinadas por la dictadura franquista durante 40 años de terror y holocausto.

Cifran las víctimas en 5.000 ¿por qué la querella sólo recoge 1.800 nombres?

En Canarias fueron asesinadas por el franquismo más de 5.000 personas, historiadores como Ramiro Rivas entre otros, hablan de cifras que superan los 8.000 asesinatos. No es sencillo cuantificar el genocidio ya que en esa época no existían los registros que hoy existen, los asesinos franquistas se encargaron de ocultar sus crímenes, de decirte por ejemplo si ibas a preguntar por tu familiar desaparecido que “igual se había marchado para Venezuela”. Jamás se sabrá la cantidad exacta, pero todo parece indicar que las cifras fueron astronómicas en un lugar del estado español con tan poca población en aquellos años.

En la denuncia ante la querella argentina hemos llegado a cuantificar 1.800 nombres de asesinatos demostrados con los nombres y apellidos de sus asesinos, así como su responsabilidad, graduación militar, adscripción política, etc. Pensamos que es una cifra muy importante, que demuestra la magnitud del holocausto fascista en las Islas Canarias.

Son muchas víctimas para silenciar. ¿Cómo se construyó el sistema de silencio, cómo perdura hasta hoy?

La dictadura franquista y su actual régimen monárquico heredero del 78 ha sabido muy bien ocultar premeditadamente el genocidio, han cerrado y siguen cerrando las puertas a que se abran las simas, pozos y fosas comunes, han perseguido y persiguen a los familiares que nos movemos para que se haga justicia, yo mismo he sufrido gravísimas represalias laborales en mi trabajo con secuelas físicas y psíquicas de las que creo que no llegaré a recuperarme del todo, sus responsables viajaban y viajan en coche oficial, cobran sueldos públicos y presumen de demócratas de toda la vida.

El sistema del silencio ha sido construido desde antes de la muerte de Franco por todos los agentes del terror fascista: jueces, políticos, altos cargos militares, la Iglesia Católica, que por ejemplo, te niega hasta partidas de nacimiento o defunción de personas asesinadas, etc. Todo atado y bien atado dijo el dictador en su lecho de muerte, sus herederos ahora siguen ocultando el genocidio, pisoteando los derechos legales y constitucionales de cientos de miles de familias en Canarias y todo el estado español.

La Asociación Canaria de Víctimas del Franquismo, de la que eres presidente. ¿Quiénes la forman, cómo trabaja? Logros, apoyos y expectativas.

La ACVF está integrada por familiares directos de asesinados por el franquismo y personas sensibles a la lucha por los derechos humanos y la memoria. Gente de todas las edades unidas en una labor histórica sin precedentes en Canarias, desde abogados, educadores, escritores, activistas, blogueros, gente trabajadora de cada una de las islas con inmensas ganas de dignificar a quienes asesinaron defendiendo la libertad y la democracia.

Trabajamos asambleariamente, decidiendo todo de forma participativa y democrática, analizando cada caso, cada crimen fascista en Canarias, ahora mismo incorporados a la querella argentina, desarrollando todo un trabajo de investigación y de contacto con las familias de las personas asesinadas, con el fin de llevar a cabo muchas más denuncias, incluso en los próximos meses ante la justicia en las islas donde solicitaremos vía denuncia la exhumación de un buen número de fosas, pozos y simas.

Ahora mismo el único apoyo explicito que hemos tenido es el del Cabildo de Gran Canaria, que ha estado con nosotros en las ruedas de prensa y en la presentación de la denuncia  y el libro Tormenta en la memoria en Madrid ante la justicia internacional.

El Ayuntamiento de Las Palmas GC, su alcalde, Augusto Hidalgo, se comprometió con nuestra Asociación en presentar denuncia ante la Fiscalía por las 80 personas asesinadas que están en la fosa común del cementerio de Vegueta, entre ellas mi abuelo, así como su exhumación pero hasta ahora no se han llevado a cabo dichos acuerdos, confiamos en que los cumplan.

En el relato Silencio de siglos, mencionas al empresario tabaquero Eufemiano Fuentes como colaborador directo del régimen.  Das nombres y apellidos. ¿Has recibido algún tipo de presión?

He recibido y estoy recibiendo durante varios años todo tipo de amenazas de muerte a través de llamadas desde móviles falsos, correos electrónicos o mensajes privados en redes sociales, pienso que hay personas muy molestas con que se saquen a la luz estos miles de crímenes de lesa humanidad en Canarias. Cuatro años de durísimas represalias laborales que me han llevado a una situación económica y de salud física y mental bastante grave. Es el precio de la memoria y de la verdad, de la reparación. Para mi es parte del guión y siempre he sido consciente de que ladrarían, seguirán ladrando mientras sigan oliendo la sangre que generaron, pero no me pararán jamás, seguiré hasta el final y detrás de mí vendrán otros/as que seguirán la estela de la justicia, de la lucha por la verdadera democracia.

La oligarquía canaria meses antes del golpe de estado del 36 ya estaba elaborando listas negras: nombres, apellidos, direcciones, cargos en sindicatos y partidos de la izquierda para luego torturar y asesinar salvajemente

¿Qué eran las brigadas del amanecer? ¿Qué hacían? ¿Dónde están hoy quienes las formaron?

Las Brigadas del Amanecer eran grupos paramilitares integradas por miembros de la oligarquía canaria, Falange, Acción Ciudadana, el ejército, la Iglesia Católica y otros miembros al servicio del terror fascista, su objetivo asesinar y desaparecer a quienes defendía la democracia y la legalidad republicana. Salían de madrugada como rapiña para ir casa por casa llevándose a hombres y mujeres para asesinarlos, tirarlos en pozos, simas, fosas o en la gran fosa isleña que el abismo marino.

Meses antes del golpe de estado del 36 ya estaban elaborando las conocidas como “listas negras”, donde fueron recopilando nombres, apellidos, direcciones, cargos en sindicatos y partidos de la izquierda para luego torturar y asesinar salvajemente. Se reunían en las haciendas de los terratenientes, en la sede de Falange, en las parroquias donde muchos curas revelaban los secretos de confesión de sus feligresas/es.

Quienes las formaron en su mayoría han fallecido, alguno queda vivo, pero sus herederos ocupan cargos públicos, son alcaldes, concejales, diputados, senadores,  jefes de la policía, constructores, empresarios turísticos o te niegan en un juicio que puedas recuperar los huesos de tus muertos.

¿Cómo fue la presentación del libro en Madrid?

Fue un acto entrañable, cargado de emoción y lagrimas de justicia, impregnado de un aroma de ansias de justicia, tanto por la mañana en la interposición de la denuncia ante la Embajada Argentina, como por la tarde en la presentación del libro, una sala repleta de gente de todas las edades, personas que vinieron  exclusivamente desde Bruselas, Tarragona, Baracaldo, Badajoz, Valencia, Sevilla, Cádiz, el colectivo de trabajadores/as @cocacolaenlucha, la Plataforma Contra la Impunidad de los Crímenes del Franquismo, el Foro por la Memoria, la Asociación de Desaparecidos, etc. Un momento mágico con poesía, canciones, recuerdos, intervenciones memorables desde el público y la mesa, con la abogada Ana Messuti y Cayo Lara, además de la proyección del galardonado corto del director canario, Juanjo Monzón, “El Paseo”.

 

Tormenta en la memoria se presentó en Madrid el pasado 13 de noviembre, mismo día de la interposición en la misma capital de una denuncia ante la justicia internacional (Querella argentina), por los miles de crímenes cometidos en Canarias por los franquistas a partir del 18 de julio de 1936.

 

 

Anuncios